Ciencia-ficción

Siglo 22: Hace tiempo que Marte fue colonizado por el ser humano. Conocido ahora como el Infierno Rojo, se ha convertido en una inmensa prisión para delincuentes, la Australia del espacio exterior.
Vivir allí es superar el reality más extremo. Algunos, pese a todo, lo consiguen.
Los que juegan con más ventaja son los organismos modificados genéticamente, versátiles y resistentes.
Herr Sputnik es uno de ellos, un híbrido. Destinado en una base científica de la región de Tarsis, se ve obligado a trabajar y convivir con colegas de lo más excéntricos.
La situación política, inestable como un electrón, tampoco ayuda.
Al final todo estallará a su alrededor: sus convicciones, la revolución y también el monte Olimpo, el volcán más grande del sistema solar, poniendo la traca final y permitiendo a Herr Sputnik abrazar al fin su destino.

Disponible aquí.

También en Nook.

Y en Kobo.

La vida en Ciudad Axila -siglas de aeropuerto, CAX- se mueve muy rápido: si no sigues el ritmo, estás perdida.
Los edificios son sostenibles y la corrupción, generalizada.
Ciudad Axila es una megacity desquiciada y sucia, muy sucia -con billones de partículas nocivas flotando en suspensión- donde la consigna es ‘corre o muere’ y donde se usan más términos nipones que anglicismos.
La brecha social es un abismo: los muy ricos viven en urbanizaciones de acceso más restringido que el Área 51.
En un mundo que se muere de sed, ellos pueden permitirse regar jardines como canchas de fútbol.
La vida en Ciudad Axila, desde luego, no es una película de Capra.
En CAX nada es lo que parece: todo es simulacro. Por eso, en esta primera entrega de la trilogía, reinan el vicio, lo artificial y el engaño. Es una historia de traiciones y mentiras, pero también una aventura vertiginosa que te dejará sin aliento.
Netflix, el protagonista, se verá atrapado en una trama contra él, hará parkour por los tejados, vivirá el desgarro de la deslealtad, conocerá a la dura y enigmática Toxina y, sobre todo, se drogará como si no hubiera un mañana.
Quizá, después de todo, no lo haya.

Disponible aquí.

También en Nook.

Y en Kobo.

Una selección de los mejores relatos de ciencia-ficción escritos en tiempos de la Unión Soviética, cuando llevaba la delantera en la carrera espacial y sus escritores contemplaban el futuro con optimismo y mucha imaginación.
Una rareza exquisita que sin duda hará las delicias de los muchos gourmets del género.

Disponible aquí.